jueves, 22 de marzo de 2012

24 DE MARZO: MATERIAL PARA TRABAJAR EN EL AULA

La Planta de Bartolo 
de Laura Devetach 
Cuento publicado en “La Persistencia de la Memoria”


El buen Bartolo sembró un día un hermoso cuaderno en un macetón. Lo regó, lo puso al calor del sol, y cuando menos lo esperaba, TRACATE!, brotó una planta tiernita con hojas de todos colores.
Pronto la plantita comenzó a dar cuadernos; eran cuadernos hermosísimos, como esos que les gustan a los chicos.
De tapas duras con muchas hojas muy blancas que invitan a hacer sumas, restas y dibujitos.
Bartolo palmoteó siete veces de contento y dijo:
Ahora ¡Todos los chicos tendrán cuadernos!
¡Pobrecitos los chicos del pueblo! Estaban tan caros los cuadernos que las mamás en lugar de alegrarse porque  escribían mucho y lo iban terminando se enojaban y les decían:
¡Ya terminaste otro cuaderno!” ¡Con lo que valen!
Y los pobres chicos no sabían qué hacer.

Bartolo salió a la calle y haciendo bocina con sus enormes manos de tierra gritó:  ¡Chicos, tengo cuadernos! ¡Cuadernos lindos para todos! ¡El que quiera cuadernos nuevos que venga a ver mi planta  de cuadernos!
Una bandada de parloteos y murmullos llenó inmediatamente la casita del buen Bartolo y todos los chicos salieron  brincando con un cuaderno nuevo bajo el brazo.
Y así pasó cada vez que acababan uno, Bartolo les daba otro y ellos escribían y aprendían con muchísimo gusto.
Pero, una piedra muy dura vino a caer en el medio de la felicidad de Bartolo y los chicos. El vendedor de cuadernos  se enojó como no se qué.

Un día, fumando su largo cigarrillo fue caminando pesadamente hasta la casa de Bartolo. Golpeó la puerta con sus  manos llenas de anillos de oro ¡toc, toc, toc!

Bartolo -le dijo con falsa sonrisa atabacada-. Vengo a comprarte tu planta de cuadernos. Te daré por ella un tren  lleno de chocolates y un millón de pelotitas de colores.
No -dijo Bartolo mientras comía un pedacito de pan-
¿No? Te daré entonces una bicicleta de oro y 200 arbolitos de navidad.
No.
Un circo con seis payasos, una plaza llena de hamacas y toboganes.
No.
Una ciudad llena de caramelos con la luna anaranjada.
No.
¿Qué quieres entonces por tu planta de cuadernos?
Nada. No la vendo.
¿Por qué sos así conmigo?
Porque los cuadernos no son para vender sino para que los chicos trabajen tranquilos.
Te nombreré gran vendedor de lápices y serás rico como yo.
No. Pues entonces -rugió con su gran boca negra de horno-. ¡Te quitaré tu planta de cuadernos!
Y se fue caminando echando humo como una locomotora.
Al rato volvió con los soldaditos azules de la policía.
¡Saquénle la planta de cuadernos! -ordeno-
Los soldaditos azules iban a obedecerle cuando llegaron los chicos silbando y gritando, y también llegaron los  pajaritos y los conejitos.
Todos rodearon con grandes risas al vendedor de cuadernos y cantaron “Arroz con leche”, mientras los pajaritos y  los conejitos le desprendían los tiradores y le sacaban los pantalones.
Tanto y tanto se rieron los chicos al ver al vendedor con sus calzoncillos colorados, gritando como un loco que  tuvieron que sentarse a descansar.

¡Buen negocio en otra parte! -Gritó Bartolo, secándose los ojos, mientras el vendedor, tan colorado como sus  calzoncillos, se iba a la carrera hacia el lugar solitario donde los vientos van a dormir cuando no trabajan.

FIN



1º ciclo: (primero, segundo y tercer grado)
Comentamos entre todos el cuento.
Pensamos que anotamos en el pizarrón, qué otras cosas necesitamos los chicos que no deberíamos tener que comprar.
Debatimos sobre esas cosas y el porque no deberíamos pagar por ellas.
Incorporamos, a partir del debate, la noción sobre que es un derecho.
Leemos la “Declaración de los derechos del niño y dialogamos sobre ellos; sobre  aquellos que se cumplen y cuáles no. Intentamos explicar por qué.
Creamos nuestro propio árbol de los derechos en la pared del salón, con globos, cuadernos o con lo que decimos nos representa.

2º ciclo: (cuarto y quinto grado) 


Leemos el cuento, apoyado con las imágenes de Juanito Laguna de Antonio Berni. A partir del cuento, analizamos qué otras necesidades tiene Juanito, además de los cuadernos. Leemos la “Declaración de los derechos del niño y analizamos si estos son respetados para todos los chicos por igual.
Organizamos una campaña de difusión de los “derechos de los niños”.
En grupos de cuatro o cinco chicos armamos afiches para las aulas, comedor, patio de la escuela y/o volantes para distribuir en el barrio.
¿Qué son los Derechos Humanos?
Para trabajar con los alumnos, se sugiere elegir entre la película, la canción o el texto para introducirlos en la temática y luego organizar la actividad:
Película: “Tire Diez” de Fernando Birri
Canción: “El Ángel de la bicicleta” de León Greco
Texto: “La tercera Guerra Mundial” de Eduardo Galeano:  


1976 - La Perla

La tercera guerra mundial
Desde lo alto de una loma, montado en su alazán, un gaucho argentino mira. José Julián Solanille ve venir una larga  caravana militar. Reconoce al general Menéndez, que baja de un Ford Falcon. De los camiones salen, empujados a culatazos, muchos hombres y mujeres. Están encapuchados y tienen las manos atadas a la espalda. El gaucho ve que uno de los encapuchados se echa a correr. Escucha los balazos. El fugitivo cae y se levanta y varias veces se  levanta antes de caer del todo. Cuando empieza la fusilación general, y hombres y mujeres se desploman como  muñequitos, el gaucho espolea el caballo y se va. A sus espaldas crece una humareda negra. Este valle, entre las primeras ondulaciones de la sierra de Córdoba, es uno de los muchos vertederos de cadáveres.
Cuando llueve se alza humo desde los pozos, por la cal viva que echan sobre los cuerpos.
En esta guerra santa, las víctimas desaparecen. A quien no se lo traga la tierra, lo devoran los peces en el fondo del  río o de la mar. Muchos no han cometido más delito que figurar en una agenda de teléfonos. Marchan hacia la nada,  hacia la bruma, hacia la muerte, previo suplicio en los cuarteles. No hay inocentes, dice monseñor Plaza, obispo de  la Plata, y el general Camps opina que es justo liquidar a cien sospechosos aunque sólo cinco de los cien resulten  culpables. Culpables de terrorismo: terroristas, explica el general Videla, no son sólo quienes ponen bombas, sino  también quienes activan con ideas contrarias a nuestra civilización occidental, y cristiana. Esta es la venganza de la  derrota de Occidente en Vietnam:
- Estamos ganando la tercera guerra mundial – celebra el general Menéndez


Eduardo Galeano 
Memorias de Fuego III, Buenos Aires, Siglo XXI, 1986.

MATERIALES:
Sala y sillas para todos los/as participantes.
Ambientación de la sala con posters y carteles alusivos al tema. Ejemplares de la Declaración (original o en versión simplificada, según el caso).

DESARROLLO:
Primera Fase: El docente invita a los/as participantes a escribir en un papel los derechos que creen poseer (o tener derecho de poseer), pero discriminando entre aquellos que le son reconocidos sin problemas y aquéllos que no (o bien, que se le reconocen con grandes dificultades). A continuación, se les pide que escriban los derechos de los demás que les cuesta aceptar y reconocer. Por  último, se les pide que escriban los derechos que, en su opinión, se violan con mayor frecuencia.
Segunda Fase:
Se forman pequeños grupos en los que los/as participantes intercambian opiniones e impresiones, comunicándose las anotaciones de cada uno/a. Conviene que los grupos no sean de más de 5 personas. Algunas preguntas pueden facilitar el diálogo: ¿Por qué se reconocen unos derechos y no otros? ¿Por qué en determinados lugares se aceptan unos derechos y no otros? ¿Por qué, a pesar de la Declaración Universal, firmada y ratificada por un gran número de países, los derechos humanos no son reconocidos en la práctica en muchos de ellos? ¿Por qué somos tan reacios a reconocer los derechos de los demás y tan diligentes para reclamar los nuestros? ¿Por qué cada vez se va ensanchando más el marco de lo que consideramos derechos de la persona humana, hasta llegar a la responsabilidad ante las generaciones futuras, el medio ambiente...? ¿Qué derechos, aún no escritos, crees que en un futuro próximo deberían entrar en las legislaciones concretas de cada país?
Tercera Fase
Se pasa a la puesta en común, pero no en un gran grupo, sino en grupos no superiores a 10 personas y diferentes de los anteriores. Cada uno de los grupos tendrá que pronunciarse sobre las siguientes cuestiones:
-Según el grupo, ¿cuáles serían los derechos fundamentales, los básicos para cualquier persona?
-En lo que respecta a los derechos humanos, ¿cuál es la opinión del grado de respeto en nuestro país?
-¿Cómo fundamentan el juicio anterior?
-¿Qué tareas sería necesario llevar a cabo para conseguir un avance significativo en el reconocimiento de los derechos humanos para todo el mundo?
-Cada Grupo debe sugerir al resto una nueva película, canción o texto que considere que permite abordar la problemática que están trabajando
Nota: A lo largo de la dinámica puede utilizarse el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en particular en la discusión y elaboración.


Fuente: AMSAFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...